lunes, 6 de octubre de 2008

Ideas fijas

Debo hacer una confesión: estoy enfermo.

Todo comenzó hace unos tres años, cuando adoptamos nuestra primera cámara réflex digital. La característica más interesante de este tipo de cámara es que los objetivos son intercambiables. Al principio estaba muy contento con el objetivo del kit, pero al cabo de un año le siguió un teleobjetivo de rango medio, para ver las cosas más de cerca.

Durante nuestras vacaciones neoyorquinas no pude resistir la tentación de hacer una visita a B&H, una especie de nave nodriza para todos los fotógrafos, aficionados o profesionales. Además de algunos accesorios fotográficos, básicamente parasoles (¡porque el tamaño importa! :D), filtros y tarjetas de memoria, adopté un objetivo de focal fija de 50mm, que terminó por confirmar mi enfermedad: estoy obsesionado con las lentes y los accesorios fotográficos.

Lenses #1

Hay unas cuantas características interesantes de los objetivos de distancia focal fija. En primer lugar, suelen tener mucho mejores cualidades ópticas que los objetivos zoom (esto es, de distancia focal variable). La razón es muy sencilla: el diseñador de un objetivo zoom debe encontrar un difícil compromiso para proporcionar unas cualidades ópticas aceptables en todo el rango focal. Por el contrario, un objetivo de foco fijo puede ser optimizado para su distancia focal de forma que la calidad de la imagen obtenida sea excelente.

Además, el sistema de lentes que conforman un objetivo de focal fija es increíblemente simple y elegante, y funciona a la perfección. Siempre me he sentido fascinado por sistemas que, como la transmisión de una bicicleta, son tan sencillos que basta una mirada para comprender su funcionamiento y aun así son insuperables en eficiencia energética. Gracias a este sistema de lentes tan sencillo, los objetivos fijos suelen ser muy rápidos, es decir, dejan pasar mucha luz en un corto espacio de tiempo, lo cual los hace especialmente interesantes para fotografía nocturna, y también permiten alcanzar milimétricas profundidades de campo.

Lenses #2 Lenses #3

Pero en mi opinión, lo mejor de un objetivo de focal fija es que no tiene zoom. Que no se me malinterprete, los zooms son algo grande y para ciertos propósitos absolutamente indispensables, pero en mi opinión también nos vuelven algo vagos. ¿Para qué voy a acercarme al sujeto si con un simple giro del anillo puedo conseguir un efecto parecido (que no igual)? Por el contrario, estar atado a una distancia focal fija significa tener que forzar nuestra creatividad fotográfica, porque debemos caminar hacia adelante o hacia atrás para conseguir ese encuadre perfecto o para aplicar la regla de los tercios.

Al principio me sentía raro y mis dedos intentaron a menudo girar el inexistente anillo del zoom al utilizar el objetivo de 50mm. Pero me acostumbré bastante rápido a él, y he aprendido a usarlo y a quererlo. Y me siento a gusto con él, porque tengo la impresión de estar haciendo fotografía de verdad, en serio, es un volver a los orígenes, a antaño, cuando no había digital, ni espejo réflex, ni tarjetas de memoria, ni conexiones USB, y había que esperar como mínimo una hora para ver los resultados de tus experimentos, no había histogramas, ni modos automáticos, ni autofocus, ni GIMP.

Prime

Un objetivo de focal fija es la herramienta adecuada para esta época del año, cuando la clorofila se retira para dejar paso a maravillosos pigmentos ocres, amarillos, naranjas y rojos, que han estado esperando pacientemente durante todo el verano para hacer ahora su triunfal entrada.

¡Hasta pronto Sra Clorofila! ¡Bienvenidos Sr Caroteno y Sra Xantófila!

10 comentarios:

guerson dijo...

Durante todo el año que pasé en Barcelona, utilisé solamente un objetivo fijo de 50mm 1.4f apesar de que tenia no solo un objetivo del kit pero tambien un zoom 100-300mm. Para mí, el objetivo fijo nos hace piensar un poco más... Todos deberíamos, en algun momento, pasar un año com solamente un objetivo fijo...

Paco Bernal dijo...

Hola!
No puedo competir con tanta erudición y menos con los medios técnicos. Yo vivo exprimiendo las posibilidades de mi canon compacta digital. Y, aunque a veces echo de menos cosas, la verdad es que, la mayor parte del tiempo, me siento como un pionero de la fotografía. A mí me parece que el arte necesita límites, conocer el material con el que se trabaja, y determinados alardes técnicos, como tú dices, vuelven las cosas demasiado fáciles.
(eso no quita que me muera de envidia ante tu gama de chismes :-)
Un abrazo,
P.

tonicito dijo...

alex, ¡cuánto tiempo sin verte! :) Estoy totalmente de acuerdo contigo, a menudo la técnica nos hace la vida más fácil, pero a la vez nos roba creatividad.
Para hacer fotos realmente bellas con un objetivo zoom primero tendríamos que ser capaces de hacer buenas fotos con un objetivo fijo.

paco, a menudo debo responder a la pregunta de si para hacer buenas fotos es necesario tener una buena cámara, y siempre respondo que no, que con una cámara compacta pueden hacerse fotos muy muy buenas. De hecho, cuando digo esto siempre pienso en tí y en tu página de flickr! ;)
La buena foto no la hace la cámara, sino las manos, la sensibilidad y el arte del fotógrafo. Y en realidad para eso no es necesario más que una caja de zapatos con un agujerillo y un rollo de película de los de antes. La técnica debe ser simplemente un medio, jamás un fin. Y los automatismos deben entenderse y utilizarse como asistencia, pero jamás como sustitutos.
Yo sigo tirando muchas de mis fotos con las cámaras compactas. Hay que conocer las herramientas cono las que se trabaja para poder sacar lo mejor de ellas, ahí está la clave.

¡Un gran abrazo para ambos y muchas gracias por comentar!
Toni :)

con Ka dijo...

¡Hola!
Acabo de leer la entrevista que te hicieron en expatinterviews (como te leo por feeds no veo los cambios de tus menús...). Enhorabuena y gracias por nombrarme, ¡y como semi-austríaca nada menos! :D

tonicito dijo...

Ka, de nada, de nada, en verdad creo que tu blog es muy bueno para enterarse de qué va esto de vivir en la frontera ... :)
¡Un abrazo! T.

Ibán dijo...

De acuerdo en todo...a veces es difícil de explicar la belleza de las cosas más sencillas, con menos pretensiones, pero que son (a mi ver) intrínsicamente mejores :)
Es curioso que menciones lo de la bici, encuentro una (¿enfermiza?) similitud entre usar una cámara sin zoom, ir en bici sin cambios (no te digo nada si la bici es de piñón fijo) y hacer pan con masa madre, sin levadura...las tres cosas nos llevan a otros tiempos, nos devuelven algo importante que el avance tecnológico nos había robado, es difícil de explicar.
Creo que ya te comenté que en casa la Ch tiene una maravilla única, una compacta sin funciones manuales y sin zoom (la Ricoh GRD), puede ser un buen juguetito para complementar tu dSLR ;)
Ahora miro con ojos de deseo la Sigma DP2...que es otra bestia de la misma familia...todo en aras de esa sencilla belleza del encuadre, de la toma...
Y qué decir de un 50mm fijo. Para mí es EL objetivo, la Ch (que es muy fina) también tiene un 50 1.4 que es casi obsceno usarlo del placer que da :)

tonicito dijo...

Ibán, es cierto, resulta difícil de explicar, pero te entiendo perfectamente. Me encanta esa sensación de vuelta a los orígenes porque, como decía Paco algo más arriba, la creatividad necesita de ciertas limitaciones para expresarse en todo su esplendor.
¡Qué valiente fue Ch con la Ricoh, pero sin duda qué gran elección la suya! Y yo también siento curiosidad por ver lo que da de sí el sensor Foveon de la Sigma DP2. En el que, por cierto, tenemos de nuevo una vuelta a los orígenes con tres capas superpuestas, cada una sensible a un color, como la antigua película, en vez de la perversión interpoladora del filtro Bayer.
Lo que comienzo a echar de menos es un gran angular. Aish... ¡estoy realmente enfermo! :D
Saludos,
T.

Ibán dijo...

Viciosillo!!!
Pero sí que es especial el tema de la falta de zoom, de renunciar a esos "avances" que no han hecho más que privarnos de muchos placeres (en muchos casos). Lo del gran angular, lánzate; después de que Ch se comprara el 50mm 1.4, yo le regalé un gran angular, no recuerdo si era el 17-35... ¿una idea para estas navidades????? ;)
He leído cosas un tanto así de la DP1, así que espero con ansiedad la DP2, la Ricoh es sencillamente maravillosa, fíjate que tienes 2 diales de control (más que en muchas SLR normalitas!!) y el dial del dedo gordo se presiona y te da el control de los 4 parámetros más usados (WB, ISO, Enfoque y tipo de medición), además, como no tiene zoom, el botoncito típico de W-T, es la compesanción de la exposición...ahora que han sacado la GRD nueva, yo me aprovecharía de alguna oferta para pillar la GRD vieja...es más, estoy pensando que si veo alguna ganga, me la compraré yo (envidioso que soy), al fin y al cabo también tenemos dos Rollei 35 (somos unos viciosillos, sí).
;) Si al final pillo alguna, ya te contaré.

Ch dijo...

Hola:
Llevo un tiempo queriendo comentar sobre esto pero es que estoy más que liada. Para mí el objetivo de 50 mm es como una religión, en el buen sentido de la palabra (0: Y es la única pena que tengo al no tener cámara reflex digital: el no utilizarlo como me gustaría. Pero la verdad, con la ricoh gr estoy muy contenta. Además, que nadie me interprete mal, los "teles" me resultan un poco obscenos, por su visibilidad, no sé... pero ya entramos en la categoría teorías.
Un abrazo,

tonicito dijo...

Ibán, mmm... gran angular... mi tessssoro... ;)

Ch, es la sencillez de un 50mm lo que lo hace tan atractivo verdad? Mi única pena al tener una cámara reflex digital es el maldito factor de multiplicación por tener el sensor pequenyajo (APS-C, le llaman), que convierte el objetivo de 50mm en unos 80mm... Algún día bajarán los precios de los sensores... ains...
Respecto a los "teles", Marona tiene la teoría que en eso el tamanyo importa, porque cuando la gente te ve con una compacta pasan de tí y se meten en el plano sin contemplaciones (en plan "jodíos turistas"), pero si apareces con una cámara negra y un tele de dimensiones considerables la gente te respeta ("apártate, pepe, que la chica tiene que hacer una foto") :D

Un abrazo y gracias por comentar!
T.