jueves, 11 de octubre de 2007

El misterioso poder de la Red

Desde siempre me ha fascinado lo deprisa que los crecimientos exponenciales sobrepasan nuestras intuiciones. Imaginemos que una cierta bacteria se reproduce una vez cada hora, y que comenzamos con una sola bacteria en un bote. Imaginemos que pasado un día, observamos que las bacterias llenan exactamente la mitad del bote. Nuestra intuición nos diría que hay que esperar otro día para que las bacterias llenen el bote completamente, pero en realidad sólo deberemos esperar una hora para que eso suceda. O, aún más increíble, tan solo hace falta doblar una hoja de papel 50 veces sobre sí misma para llegar hasta la Luna.

Una de las propiedades de una red es la bella manera en que saca partido de este hecho. Cada vez que añadimos un nodo nuevo a una red, el número total de conexiones crece exponencialmente. Si tomamos este número como medida del valor de la red, podemos decir que la red aumenta exponencialmente su valor conforme añadimos nuevos nodos. Si el valor de mi conexión depende del valor de la red, es suficiente que me conecte y espere a que otros hagan lo mismo. Tener el único teléfono del mundo nos serviría de bien poco. Pero, ¿y lo útil que es un teléfono hoy en día? La conexión en red hace la diferencia.



Internet es, seguramente, la mayor red creada por la raza humana. Cuando empecé a escribir este blog, me preguntaba cómo conseguiría algún lector porque, ¿cómo iba alguien a encontrarme? Pero sucedió. Al principio miraba los puntitos rojos en el mapa intentando adivinar quién se escondía detrás, y cómo había llegado hasta Und komisch spricht das Murmeltier. Luego empecé a dejar comentarios aquí y allá, luego alguien se pasó por aquí, y otros le siguieron, y más tarde le gusté a alguien y me puso en su lista de enlaces, y así comenzó todo. El crecimiento exponencial inició su despliegue lentamente pero sin vuelta atrás.

Lo más importante aquí es el factor humano. Porque son personas las que se sientan tras las pantallas, sois vosotros quien aporta vida al sistema. Cuando se lee un blog, se tiene la oportunidad de echar un vistazo a través de pequeñas ventanas que personas de corazón generoso deciden abrir a los demás.

He sido lo suficientemente afortunado para conocer a un par de "colegas" de blog, y creo que es una experiencia más que interesante. Porque ya has leído tanto sobre su vida que los conoces un poco. Y las palabras que escriben te hacen sentir de una determinada manera. Cuando los conoces en persona, puede ser que tengas la sensación de estar conociendo a alguien nuevo, porque no sabías de qué color tiene los ojos o puedes sorprenderte de cómo suena su voz, pero la forma en que te sientes al estar con ella es exactamente la forma en que te sientes al leerla. Si disfrutas leyendo a alguien, también vas a disfrutar conversando con él. No deja de sorprenderme cuánto de nosotros mismos dejamos en nuestros blogs. Y también cuánto dicen nuestros blogs acerca de nosotros.



Me gusta la Red. Porque me permite conocer, sea en persona o no, a gente extraordinaria, que me hace reír, pensar, con las que puedo ver a través de sus ojos incluso aquello que me parece ya tan normal que ni siquiera le presto atención.

Me gusta la Red porque la siento como si fuera un organismo vivo. Me gusta la Red porque pone en nuestras manos el increíble poder del crecimiento exponencial.

3 comentarios:

Alexandra dijo...

Tonicito,

Todavia me recuerdo la primera vez que entré en la internet. Era principios de 1996 y estaba visitando un primo, en Brasil, que trabajaba para la OMS (organizacion mundial de la salud). En aquellos tiempos tan alejados solo acadêmicos o personas que trabajabam para alguna organización pública tenian internet. Bueno, ya havia oido hablar de la internet pero no sabia como era. Me recuerdo que la primera pagina que accesamos fue un castillo en Irlanda. "Interesante", pensé yo. Después, mi primo entró en el IRC para mostrarme los chat-rooms. Fue cuando me aluciné completamente. La idea de hablar, en tiempo real, con toda facilidad con personas de todo lado del mundo fue simplesmente increíble para mi. Volvi a casa e dije a mi padre - "Tenemos que poner internet aqui en casa!!" Y así lo hicimos. Después de unos meses en la red, conocí mi marido, un canadiense, y hoy vivo en Canada.

Sigo conociendo personas interesantísimas através de la red y debo mucho a ella...

Lo único que no me agrada es el fato que la red ha eliminado la pratica de escribir cartas manuscritas... Hecho de menos recibir cartitas y postales por el correo...

silencio dijo...

Si, comparto plenamente lo que dices en tu blog.
Lo que es curioso es que, mas alla de lo profesional, cuando navego por la red a menudo no sigo un criterio definido. Entro en unos enlaces, leo, busco otras cosas y acabo en lugares que me gustan del modo mas insospechado.

Asi encontre tu blog. Y asi he encontrado la mayor parte de los blogs que leo en Internet. Sin buscarlos.

Sin duda es fascinante como crece la red pero aun lo es mas lo rapido que podemos movernos entre sus nodos.
Con la Red se han suprimido las distancias fisicas. Ahora la unica limitacion es el tiempo que podemos tardar en encontrar los nodos que nos interesan respecto al tiempo libre que disponemos para navegar.


Un saludo

Tonicito dijo...

alexandra, yo también aluciné la primera vez que entré en la Red. Creo que tuve una sensación parecida al mirar el Firmamento y sentirme pequeño pequeño, ante algo tan grande que es imposible de concebir con nuestros limitados cerebros.
Me encanta tu historia, y conozco muchas otras historias parecidas, de personas que han ido a parar al otro lado del mundo a través de la Red.
Y respecto a las cartas y postales manuscritas, te voy a contar un secreto: yo también las echo de menos, no es lo mismo abrir un sobre con la emoción del qué habrá dentro que esperar a que un e-mail se abra. Pero la buena noticia es que aún podemos seguir enviándolas! Si quieres recibir una bonita postal de Salzburgo sólo tienes que decírmelo! :)

silencio, estoy totalmente de acuerdo, la forma como se va saltando de nodo en nodo, de tema en tema, tiende a ser caótica y desorganizada, y por eso mismo tengo esta sensación que la Red es algo orgánico, casi un organismo vivo. Y me encanta que sea así.

Muchas gracias por vuestros comentarios! :)