martes, 2 de octubre de 2007

Ardillas

Siempre me han gustado las palabras. El lenguaje es uno de esos grandes inventos, una de las revoluciones tras las cuales no hay vuelta atrás. La raza humana estaba seguramente destinada a ser inteligente, pero fue a partir que empezamos a hablar, a podernos comunicar los unos con los otros, que finalmente nos despertamos de nuestro largo sueño, con la antorcha del lenguaje en la mano, iluminando con la luz del conocimiento la fría y oscura noche.

Me gustan las palabras. Pero algunas más que otras. En la mayoría de los casos no sabría decir el porqué. Porque suenan bien, o son divertidas. O porque me recuerdan a algo agradable. O porque me traen recuerdos. A veces es simplemente porque son, de algún modo, redondas. Y en ocasiones, porque son perfectas.

He decidido añadir un nuevo tema a mi blog, palabras favoritas, en el que iré comentando, de vez en cuando, palabras y expresiones que me gustan. No prometo regularidad, porque las palabras vienen y se van, pero sí prometo compartirlas con vosotros cada vez que se me ocurra alguna.

Hoy tengo una expresión en alemán que dice: Mühsam ernährt sich das Eichhörnchen.



Que significa, literalmente, "La ardilla se alimenta trabajosamente", y es una Redewendung (un dicho) que viene a significar algo así como "poquito a poquito puede conseguirse mucho", o lo que en catalán diríamos "De mica en mica s'omple la pica" ("Gota a gota se llena la tinaja", en traducción libre).

Me gusta la palabra Eichhörnchen (ardilla) porque es un diminutivo y porque me recuerda a Einhorn (unicornio), aunque no tiene nada que ver con ella. Y me gusta la palabra mühsam, cuando significa "trabajosamente" pero no cuando significa "arduo, difícil". Pero sobre todo me encanta la fuerza visual de esta expresión, porque mühsam describe exactamente la forma como una ardilla se come los frutos secos que se le ofrecen en, por ejemplo, los jardines de Schönbrunn, en Viena.

10 comentarios:

El sastre de Ulm dijo...

Interesantes reflexinoes sobre el lenguaje. Me recuerdan a Wittgenstein. Vienés, por cierto.

Y es curioso, que la palabra 'esquirol' (ardilla) es una de mis palabras favoritas en catalán.

Tonicito dijo...

Esquirol también es una de mis palabras catalanas favoritas. Palabra de origen griego, según acabo de aprender en mi blog gemelo en inglés, que viene a significar algo así como "aquél cuya cola hace sombra", o aún mejor, "aquél que se cobija bajo la sombra de su cola". Me parece una bella descripción para una ardilla.

No conozco mucho las reflexiones lingüísticas de Wittgenstein, pero me informaré sobre ello. La primera vez que estuvimos en Viena no tuvimos mucha suerte con el tiempo, y la pátina gris y decadente de la ciudad nos hizo llegar a la conclusión que sólo de un lugar así podían surgir teorías como las de Freud, retratos como los de Schiele u obras de teatro como las de Bernhard. Estoy ansioso por ver si Wittgenstein también entra en este patrón! :)

Paco Bernal dijo...

Hola! Es curioso que menciones que algunas palabras te parecen redondas; a mí también. Y los números. Y tienen color. He probado con otra gente, y sólo sabía de mi hermano y de mí (¿Será genético?)pero hace un tiempo leí que es un fenómeno conocido y que se llama sinestesia, si no recuerdo mal.
Yo a Wittgenstein le toqué en el instituto muy de pasada, tengo una imagen muy superficial de la teoría de la gestalt...Que, por cierto, está haciendo ricos a varios miles de psicoterapeutas.
Yo también tengo palabras favoritas en alemán, pero mühsam exactamente, como que no. A mí me gustaba palatchinken, porque me divertía mucho...Por cierto, ¿Las ardillas no se llaman eiskätzchen?

Boscoronda dijo...

Es muy acertada la teoría de que somos humanos a partir de que comenzamos a utilizar el lenguaje, en eso trabaja, de forma casi moogáfica monográfica, Victor Gómez Pin del Universidad autónoma de Barcelona donde explica de Teoría del Conocimiento e Introducción al Pensamiento Matemático y creo que actualmente impartiendo clases en Florencia.
Podéis ver también que el Congrso Internacional de Ontologia de Donosti se ocupa de ese tema.

El sastre de Ulm dijo...

Resumiendo, muy brevemente, y más en la linea de lo que menciona boscoronda, yo me refería a que Wittgenstein plantea que los límites de lo que existe, desde un punto de vista filosófico, los impone el lenguaje.

Para él larealidad es el conjunto de las cosas que son, y las cosas son en cuanto que pueden ser enunciadas.

Por supuesto, ahí hay muuucho que rascar.

Respecto la casa de Wittgenstein en Viena. Es una casa que diseñó, creo que para su hermana. Cuesta un rato largo llegar desde el centro. Así que, si decides acercarte, asegúrate de que vas a poder entrar. Yo sólo me pude hacer una foto en la placa de la entrada, y por fuera no tiene ningúna gracia, la verdad.

CiudadanoVienes dijo...

Nette Fotos :-)

Tonicito dijo...

Paco, curioso, curioso, aunque yo no sé si llego a asignarles color a las palabras. En fin, cuento pues la sinestesia como otra de mis muchas rarezas... :D
Y sí, dice Herr Leo que ardilla también puede decirse Eichkätzchen. No lo sabía yo...

boscoronda, el sastre de ulm, ¡hay que joderse!, la que he liado con la excusa de publicar las fotos de las ardillas! :D Muchas gracias por vuestros eruditas intervenciones. Ya veo que voy a tener que leer algo más sobre Wittgenstein. Lo que decís de sus teorías (que los límites de lo que existe vienen dados por el lenguaje) me recuerda a la hipótesis de Sapir-Whorf de la Lingüística, aunque no sé si los tiros van por ahí.

ciudadanovienes, danke! :)

¡Muchas gracias a todos por vuestros comentarios!

El sastre de Ulm dijo...

Tonicito dijo:Ya veo que voy a tener que leer algo más sobre Wittgenstein
Siempre puedes 'intentar' leerte el tractatus. Si alguna vez cae en tus manos entenderás por que digo 'intentar' ;)

Tonicito dijo:Lo que decís de sus teorías me recuerda a la hipótesis de Sapir-Whorf de la Lingüística
Por lo que he leído en el enlace que pones, es posible. Pero Wittgenstein creo que lo aplica al campo de los sistemas formales, o al menos es donde yo lo he visto aplicado. No se si diste algo del sistema formal de la aritmética en la carrera (teorema de Gödel, y otras pajas mentales).

Gina dijo...

Pues a mi la palabra que me gusta es: oachkatzlschwoaf. Es una palabra en dialecto austríaco y significa la cola de la ardilla! Sobretodo la utilizan como test para saber si uno es alemán o austríaco, porque se ve que los alemanes no la saben pronunciar bien!!!!

Tonicito dijo...

oachkatzlschwoaf... me encanta el dialecto austríaco... ¡es tan dulce! :D