lunes, 28 de enero de 2008

Lost & found

3500 negativos de la serie de fotografías de Robert Capa sobre la Guerra Civil han sido encontrados en México. Después de haberse dado por perdidos durante más de 70 años, podremos acabar sabiendo algo más de algunas de sus fotografías más famosas.

Robert Capa, nacido en Budapest en 1913 como Endre Ernő Friedmann, fue uno de los más grandes fotógrafos del siglo XX. La más famosa de sus fotografías es probablemente "Spanish Loyalist", tomada cerca de Cerro Muriano, en Córdoba, y que ilustra la muerte de un miliciano anarquista bajo el fuego de las ametralladoras nacionales.



La proximidad al sujeto, la exposición perfecta, la captura del momento, el ángulo... todo ello suscitó dudas sobre la autenticidad de la toma. Se dijo que Capa podría haber simulado la caída del soldado para realizar la foto. Hasta 1995, en que Mario Brotóns Jordà, alcoyano que también luchó en Cerro Muriano con la República, publicó sus memorias sobre la Guerra Civil.

Brotóns reconoció las cartucheras del miliciano de la fotografía, y en especial el diseño y el trabajo del cuero, como provenientes de Alcoy. Basándose en otros estudios que databan la fotografía de Capa el 5 de septiembre de 1936, Brotóns descubrió que un único anarquista de Alcoy constaba como muerto en esa fecha en los archivos: Federico Borrell García. Brotóns encontró a un hermano suyo que fue capaz de identificar a Federico en la fotografía. Así pues, el miliciano de Capa cayó verdaderamente en combate.

Quién sabe qué van a contarnos estos recién encontrados negativos sobre las circunstancias, sobre la gente, sobre los sueños y sobre las pesadillas de una generación entera. Capa dijo una vez que si tus fotos no son buenas es porque no estabas suficientemente cerca. No sólo se refería a la proximidad física sino también a la proximidad emocional con los sujetos retratados necesaria para realizar una buena fotografía.

Pero hay otra cita de Robert Capa que me gusta mucho. Dijo una vez, en una entrevista con el World Telegram: "No se necesita trampa alguna para fotografiar en España. No es necesario hacer posar a los sujetos. Las fotografías están ahí, tú sólo tienes que disparar."

3 comentarios:

El Sastre de Ulm dijo...

Me ha encantado este artículo. Me encanta tu reflexión sobre el tema, y el relato sobre la identidad del miliciano, del que no conocía la historia.
Un saludo

Paco Bernal dijo...

Hola! Hoy he leido en el mundo que un señor octogenario incluso se ha reconocido en las fotos que han encontrado. La verdad es que es un hallazgo. A mí de Cappa me gustan las fotos que hizo de Madrid. Las publicó EL PAIS una vez y daban escalofríos...
Un abrazo,
P.

Tonicito dijo...

Lo que me parece increíble es que pueda suceder algo así con un hecho tan (relativamente) reciente como la Guerra Civil. En que parece que ya está todo estudiado, ya no hay nada que investigar. Y, de repente, aparece un tesoro como éste...

Me puedo imaginar el temblor en las manos de los historiadores de la Guerra Civil, extrayendo con sumo cuidado el primero de los 3500 negativos para examinarlo...

Un saludo a ambos!