sábado, 17 de noviembre de 2007

Brot + Spiele

El pasado verano, durante el Festival de Salzburgo, aparecieron por toda la ciudad, en semáforos, portales y paradas de autobús, pegatinas que simulaban el logo del Festival pero cambiaban el Salzburger Festspiele del original por las palabras Salzburger Brot+Spiele (pan y circo). Al principio no entendí de qué iba, pero Mar me explicó que "pan y circo" se utilizaba en el Bajo Imperio Romano para referirse al hecho que asegurar abundante comida y entretenimientos para el pueblo es una manera muy eficaz de evitar que éste se cuestione la política de sus gobernantes. Las pegatinas aludían al hecho que la política de la ciudad de Salzburgo está exageradamente dominada por un único evento (el Festival), del cual la gente de la calle saca más bien poco provecho, pero que consume muchos recursos que bien podrían ser redirigidos a temas más importantes como la vivienda o los asuntos sociales.



Me pone triste oír a la gente diciendo que las Humanidades no sirven para nada, que para qué tenemos que aguantar el tostón. Porque creo que tener algo de cultura general, saber sobre nuestro mundo, sobre nuestra Historia, nos permite acercarnos un poco más a la respuesta al quién somos, por qué estamos aquí y adónde vamos. Vivimos en una sociedad que aprecia el conocimiento técnico por encima de todo, como si fuera lo único importante. Las ciencias son buenas y necesarias, todo el mundo debería saber algo sobre s = 2πr y F = ma, pero de la misma manera todo el mundo debería saber quiénes fueron Platón, Cervantes, Leonardo, Descartes, y por qué son importantes. Porque este tipo de conocimiento nos hace más robustos ante vendedores de humo, ante la injusticia, ante actos arbitrarios. Porque la Cultura es como una antorcha, que ilumina la noche oscura, que nos permite encender un fuego para mantenernos calientes mientras ahí afuera el frío corta el aire...



Y pienso que uno debe ser curioso, siempre mantener la avidez por aprender. Supongo que se trata de no perder la curiosidad infantil, siempre preguntando el porqué, siempre queriendo saber más. A veces mis amigos austríacos alucinan porque sé cosas sobre Austria, o sobre Salzburgo, que ellos no sabían. Y yo no creo que haya nada especial en ello, es simplemente que aún siento mucha curiosidad hacia el mundo que me rodea.



En realidad debo agradecer a mis padres la semilla de esta curiosidad, aunque tal vez ellos no lo hicieran de forma consciente. Siempre me ha gustado mucho leer, y suelo leer en la cama antes de dormir (¡normalmente acabo durmiéndome encima del libro! :)). Cuando tenia 12 años, vivíamos en un piso muy pequeño donde no había mucho espacio para guardar cosas. Mis padres decidieron comprar una enciclopedia, y el único espacio libre que quedaba era en mi habitación, en la cabecera de mi cama. Cuando me iba a dormir y no tenía ningún libro para leer (lo cual sucedía a menudo), cogía un tomo cualquiera de la enciclopedia, lo abría por una página al azar y leía la primera entrada que me llamara la atención. Algunas eran aburridas, pero otras eran realmente interesantes, y saltaba a otro tomo para buscar otro concepto relacionado, y de ahí a otro, y a otro. Era como entrar en una Biblioteca antes de dormirse, aprendiendo algo nuevo cada noche. A veces mi “investigación” duraba más de una hora y a la mañana siguiente no me aguantaba de sueño, pero estoy convencido que valía la pena. Creo que con aquella enciclopedia mis padres me hicieron, tal vez sin saberlo, uno de los mejores regalos que jamás haya recibido.



Estoy contento de no haber perdido la curiosidad, el ansia por aprender. Y ahora, con las posibilidades exponenciales que la Red pone en nuestras manos, mis “investigaciones” han adoptado una nueva dimensión: Google y Wikipedia se han convertido en dos de mis mejores amigos. Porque, gracias a la Red, sólo nos separa un clic del siguiente descubrimiento, un solo clic para entrar a una nueva sala de la Biblioteca.

Un nuevo mundo de conocimiento nos está esperando a un solo clic de distancia. ¿Vamos a dejar escapar la oportunidad?

PS: Nuestra conexión a Internet aún no funciona. Parece que se ha resfriado, y ya se sabe que con este frío los resfriados son difíciles de curar. ¡No poder buscar respuestas a las múltiples preguntas que se acumulan en mi cabeza me está volviendo loco!

5 comentarios:

Alexandra dijo...

Y pienso que uno debe ser curioso, siempre mantener la avidez por aprender. Supongo que se trata de no perder la curiosidad infantil, siempre preguntando el porqué, siempre queriendo saber más.

Una vez mas, un texto perfecto! Estoy de pleno acuerdo y siempre me alucino cuando ciudadanos y governantes se proponem a cortar las horas dedicadas al estudio de la historia o literatura por no las encontraren suficientemente "útiles" en el mercado de trabajo.

Y sobre la curiosidad... Bueno, pienso que la curiosidad és lo que nos mantiene jovenes. Mucha gente se surprende con la edad de mi marido - siempre dicen que él parece mas joven; pero no es el aspecto físico que le distingue de otras personas de su edad. Es su curiosidad infantil por todo que le cerca.

Cuando paramos de aprender, paramos de vivir...

Anónimo dijo...

Me alegra verte de nuevo por aqui Tonicito, y espero que pronto te arreglen la conexión.
Te alabo el gusto por la curiosidad y el seguir aprendiendo. En casa, aparte de la Enciclopedia, usamos el Atlas para viajar a lugares remotos. Es otra forma de aprender y soñar :-). Creo que la lectura nos hace más tolerantes, porque conocemos un poquito las circunstancias de la Humanidad. Y el hombre es (creo) él y sus circunstancias.
Un cariñoso saludo,
Gebirg

Vega dijo...

La presidenta de la Sociedad de Curiosos y/o Cotillas de-lo-que-sea está totalmente de acuerdo contigo. ¡Más Platón y menos Prozac!

El Sastre de Ulm dijo...

¡Qué peligro!¡Un Humanista!

Hola Tonicito!! Ya hacía tiempo que no te leíamos. Pues sí. Estoy totalmente de acuerdo contigo. El conocimiento no puede verse sólo desde un punto de vista utilitario. Explicas muy bien los ideales humanistas, tan pasados de moda.

Lamentablemente, la tendencia actual en la sociedad es justo la contraria. Y para colmo, la universidad no es una excepción. O al menos, la universidad que se está creando. Asustado estoy de pensar en la especie de titulados que estamos mandando a trabajar, y lo que se avecina con la nueva reforma de la universidad. El tiempo lo dirá, pero no pinta bien, al menos en este sentido.

Tonicito dijo...

alexandra, a mi también me alucina cuando se utiliza la palabra "útil" para según qué cosas, porque lo que es útil y lo que no es útil depende siempre de un marco de referencia. Y resulta peligroso no especificar este marco. Me gusta la idea que la curiosidad nos mantiene jóvenes. Yo también pienso que sólo dejaremos de aprender cuando dejemos de vivir.

Gebirg, a mí también me encanta viajar con el Atlas, y últimamente con Google Earth, que te permite visitar los glaciares del Mont Blanc o admirar la perspectiva perfecta de los rascacielos de Nueva York desde puntos de vista imposibles.

vega, ¡me apunto a tu Sociedad! Teniendo a Platón, ¿quién quiere más Prozac? ;)

sastre, siempre me sorprendes cuando clasificas mis ideas en ésta o la otra corriente de pensamiento. Porque yo, pobre de mí, tan sólo me limito a ponerle palabras a lo que siento, sin adherirme a los unos o los otros, más por ignorancia que por creencia. ¿Soy un humanista? Bueno, pues ¡que viva el Humanismo! :D

¡Muchas gracias a todos por vuestros comentarios!